Seproasistencia

Responsabilidad Social Corporativa y Discapacidad

Generalmente, las empresas son vistas como organizaciones con el mero objetivo de generar y maximizar beneficios únicamente económicos. Sin embargo, esta visión ha evolucionado poco a poco hasta llegar al punto de considerar a las empresas, no solo comprometidas con sus intereses financieros, sino también con la sociedad.

Las empresas tienen una responsabilidad con la sociedad lo que ha llevado a propiciar que la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) se considere como un elemento clave en la planificación estratégica de las compañías. Las organizaciones ya trabajan estrategias para crear un punto de inflexión entre sus políticas globales y la inclusión de la RSC en la filosofía y valores de la propia empresa.

La RSC es una decisión ética y voluntaria que asumen aquellas empresas que son conscientes de la necesidad de tener en cuenta las preocupaciones sociales, medioambientales y la forma de relacionarse con su entorno.

Características de la Responsabilidad Social Corporativa

  • Carácter ético y voluntario
  • Su alcance, más allá del cumplimiento de las obligaciones legales
  • Enfoque estratégico y transversal
  • Compromiso
  • Implicación

Responsabilidad Social Corporativa y Discapacidad

La discapacidad muchas veces puede quedar desplazada frente a los diferentes criterios que engloba la diversidad, por lo que es fundamental crear un apartado específico que contemple la discapacidad dentro de la política de RSC, la RSCD.

Empecemos a hablar de RSCD, el programa donde las acciones de RSC de la empresa conectan con las preocupaciones e intereses de las personas con discapacidad y que cumple con la misión de reconocer a las personas con discapacidad como un colectivo importante dentro de la propia organización.

Razones para hacer RSCD

En España hay cerca de 1.800.000 personas con discapacidad en edad laboral (16-64 años) y tan solo 1 de cada 4 está trabajando.  Considerar a las personas con discapacidad como trabajadores potenciales, supone aprovechar el potencial y talento de este importante porcentaje de la población. El talento no entiende de discapacidades.

Gestionar la diversidad lleva a incrementar las probabilidades de captar talento, y por tanto ayuda a optimizar la eficacia del proceso empresarial, la mejora de la productividad, de la calidad en el empleo y del bienestar social.

Trabajar la RSDC en la empresa, permite a las organizaciones el cumplimiento de un doble objetivo, el cumplimiento de la Ley General de Derechos de Personas con Discapacidad y de Inclusión y la mejora de la imagen y reputación de la empresa, tanto a nivel externo como interno.

En SeproAsistencia trabajamos para ayudar a las empresas que apuestan por mejorar sus políticas de RSC integrando personas con diversidad funcional.  Si necesitas que te ampliemos información, contacta con nosotros.
¡Estaremos encantados de poder asesorarte!

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *